martes, 31 de marzo de 2015

Esperar a qué.




De palabras el alma está cargada
sin poder a veces pronunciarse,
mas no es cosa de uno el amar
sin abrir herida en los ojos;
buscando lo invisible
para hacerlo realidad.

Lo invisible a los ojos de color amante
descansa en el hueco de la luna menguante
que habita bajo ellos dormitando,
esperando un cruce de miradas.

Despeina tus miedos el viento
tratando de hacer flotar sobre el agua
la melancolía que consume tu vida
enredada en cada uno de tus cabellos,
fuertes, maltratados 
por la soledad de la noche
sin versos que hagan mención
a una vida llena de interrogantes,
vacía de respuestas y hallazgos.






1 comentario:

  1. Cada vez que te leo me inspiras y me entran ganas de dibujar. Bonito poema ^^

    ResponderEliminar