martes, 25 de noviembre de 2014

Día a día.

Mi segunda colaboración en #Versato está relacionada con uno de los grandes problemas que existen hoy en día: la violencia de género. Con esta aportación, nos sumamos a la causa. Espero que dentro de poco, este gran problema del siglo XXI sea solo algo que recordar del pasado y que no siga sumando muertes año tras año. Espero que os guste.





 Cada mañana había vida en su interior,
pero no todo era del mismo color.
Conforme pasaba el día
esa vida decaía
y todo a su alrededor se marchitaba
por el miedo a ser esclavizada.
Sobre su propia sombra
se levantaba una aún más alta
que con voz aplacadora 
hacía a esta todavía más pequeña.
Aquel rincón de su habitación
también lo había vivido,
día tras día
invierno tras invierno
un cumpleaños y otro más...
Las velas no llegaron a ser apagadas.

 Cada día trata de no borrar su sonrisa
mostrando al mundo su fortaleza
y su interna tristeza
que asume por el miedo a no ser esa.
Caída la noche, su sonrisa
la acompaña hasta la puerta de casa
y mientras tanto, allí, la inocente brisa
se cuela junto a ella.
Pero el odioso monstruo la espera despierto
y comienza un interrogatorio
donde la mentira y la verdad tienen un mismo precio:
golpes que se sienten como besos
sin compasión ninguna
y lágrimas abandonadas
en aquella habitación siniestra.

Una vida que muchos no quieren ver
pero es la triste realidad.



                                                                                                  Álvaro Torres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario