domingo, 16 de noviembre de 2014

Ausencia de color.

Contempla lo que de verdad merece la pena.
Mira más allá,
siente lo que yo siento
cuando observo un instante plasmado
en la eternidad.
 
Ejercita tus ojos de arriba a abajo
y haz que brillen por la maravilla que es el arte.
La policromía en su grandeza
nutre como ninguna otra cosa sabe hacerlo.
Rojo, azul, amarillo,
negro y también gris
forman parte de mí.
Pero quizá tu beso no me sepa colorear. 



3 comentarios:

  1. Me ha gustado, ¡me suscribo! Si te apetece puedes pasarte por mi blog, donde cuelgo mis poemas; es decideelrumbo.blogspot.com.es

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por unirte a mi pequeño rincón. Me pasaré por el tuyo.

    ResponderEliminar